22 de julio de 2009

Rizando el rizo


Si existe una banda dentro del metal que va siempre un paso por delante del resto, esa es Tool. Si hay algún grupo capaz de dar siempre una vuelta de rosca más a su sonido progresivo, esos son Tool.

El cuarteto californiano quizás sea la banda que más sorprende por su capacidad imaginativa en sus composiciones, y desde el ya lejano "Undertow", nos han dejado varios discos y un montón de temas que estarán siempre entre los más grandes del metal. Como definir el sonido de Tool es muy difícil, ya que es único, pero se podría decir que es oscuro, retorcido y atormentado, pero a la vez es contundente, versátil y adictivo como ninguno. Todo esto acompañado por la increible voz de su frontman, Maynard James Keenan, hacen de esta banda una autentica máquina sónica. Letras enrebesadas, que nos hablan de sus propios conflictos, de droga, sexo y angustias, es lo que nos encontraremos en su discografía, que consta de cinco discos: "Opiate", "Undertow", "AEnima", "Lateralus" y "10.000 Days". El nombre de este último se debe al tiempo que pasó la madre de Maynard en coma antes de morir, y el tema del disco que lleva este mismo nombre es sencillamente brutal. Sus dos mejores discos son AEnima y Lateralus, donde la banda ya tiene la formación definitiva: Maynard, Justin Chancellor, Adam Jones y Danny Carey. En la primera formación, Paul D'amour se ocupaba de las cuatro cuerdas, en el 96 ya dejó paso a Chancellor.

Para muchos de vosotros, cinco discos en casi 17 años es un legado muy pobre, pero Tool son así. Entre disco y disco, cada uno anda metido en sus proyectos paralelos e ideando nuevos temas para sus complejos trabajos "toolianos". La verdad es que sus tdiscos se pueden disfrutar durante mucho tiempo, y escuchándolos con asiduidad, descubres infinidad de matices inimaginables en otros grupos. El sonido de Tool es un monumento al heavy metal alternativo de inspiración más progresiva, y si les das una oportunidad, caerás en sus redes como los miles y miles de miembros que hoy formamos la Tool Army. El "artwork" de sus discos, es otro de los puntos fuertes de la banda, ya que lo cuidan especialmente. Por poner un ejemplo, su último trabajo se llevó un Grammy por "Mejor presentación de un disco".

Capítulo aparte merece toda la aureola de misticismo que les rodea, y que hace que de cada disco se saquen historias que poco tienen que ver con ellos . Una de estas es la ya famosa secuencia Fibonacci del Lateralus, que nos dice que colocando los temas del disco en el orden de esa secuencia, sale un nuevo tema. He de decir que en su día lo hice, y no recuerdo descubrir nada extraño.

3 comentarios:

Mike dijo...

Tool siempre me han parecido, además de unos musicazos, unos cachondos que nos toman el pelo de mala manera.
Geniales!

KARLAM dijo...

No sabía el dato de donde habían sacado el nombre para su último disco. Curioso.

Y ya que mencionas algo raro en cuanto al orden de las canciones del Lateralus... Te diré que cuando me pasaron una copia en cd flipé. Pero tiempo más tarde la perdí y me la bajé otra vez. Al final me di cuenta que el orden de tracks no era el mismo en uno que en el otro (que recuperé) y como no tenía el original no sabía cual de los dos era el acertado.

Estuve emparanollado con eso un tiempo porque en los dos cuadraba de puta madre la escucha final.

Hequas dijo...

M´en deus una de grosa, vaya marron que m´he menjat. un ventilador y un armari desmontat, P-1000 per descomtat, i a entregar en un carrer no peatonal, si no un carrer fet d´escales. 3 viatges per descarregar en un 10º pis. Vamos un festival